En primer lugar, para realizar y llevar a cabo el diseño de cualquier espacio comercial, es importante tener en cuenta las características de la marca que se pretende presentar y vender en dicho espacio. En otras palabras, los diseñadores deberán considerar el público al que quieren dirigirse.

De este modo, podrán considerar las opciones más indicadas en cuanto a los colores y materiales del mobiliario; la organización del espacio, así como su mejor optimización; el sistema de iluminación más recomendable; y el sistema de disposición de los diferentes productos que pueda resultar más cómodo y práctico.

Además de la distribución del espacio comercial, también deberá tenerse en cuenta las dimensiones del escaparate de cada tienda. Es importante optimizar al máximo dicho espacio para definir la marca.

En primer lugar, para realizar y llevar a cabo el diseño de cualquier espacio comercial, es importante tener en cuenta las características de la marca que se pretende presentar y vender en dicho espacio. En otras palabras, los diseñadores deberán considerar el público al que quieren dirigirse.

De este modo, podrán considerar las opciones más indicadas en cuanto a los colores y materiales del mobiliario; la organización del espacio, así como su mejor optimización; el sistema de iluminación más recomendable; y el sistema de disposición de los diferentes productos que pueda resultar más cómodo y práctico.

Además de la distribución del espacio comercial, también deberá tenerse en cuenta las dimensiones del escaparate de cada tienda. Es importante optimizar al máximo dicho espacio para definir la marca.